Kobak literaturan

Prensa, Radio y TV.
joxetakomano
Mensajes: 16
Registrado: 19 Jun 2011, 10:37

Re: Kobak literaturan

Mensajepor joxetakomano » 02 Dic 2013, 14:33

RIOMUNDO. JON MAIA SORIA. TXALAPARTA 2005. Zumaiako bertsolariak Segura mendiguneko koba-ubegi ospetsu hau metafora nagusitzat hartzen du izen bereko eleberrian. “Euskal herritar askorena ez ezik, euskaldun askorena izan litekeen biografia”. Horra, koban bertan kokatu lehengo atalaren pasartea.


“-Zu zara maketoa, ezta?
-Maketoa? Ez jauna, gaizki esan dizute, Sierra naiz, Pedro Sierra.”


“Pedro Sierra makilari punta ateratzen ari zitzaion, atari ondoko enborrean eserita. Padrez akordatu zen. Padreren atzamarretako azkazalak etorri zitzaizkion gogora, okertuak, handiak, zikin beltza barruraino sartua beti. Bai, aitarenak bezalakoxeak ziren bere azkazalak ere.
Pedrok, ordea atzamar denak zituen eta padrek eskuin eskuko handiurrena falta zuen, ia hatzaren hasieratik. Hatz lodiaren eta erdikoaren artean, hutsune nabarmena zuen, eta gauetan, kandelaren argitara otsoaren itzal bihurtzen zuen eskuko sakan hura, atzamarra galdu zueneko istorioa kontatzen zionean..
__ ¿Quieres que te cuente el cuento de Pan y Pimiento, que nunca se acaba y se lo llevó el viento?
Basoan tranpak jartzen ari nintzen egun batean izan zen. Negu betean, basoa bezala inguru dena zuri-zuri zegoen., herria ere belaunetarainoko elurrak zuritu zuen, zer diot belaunetarainokoa, leporainokoa! Herriko bi ibaiak harro zetozen. Ur hotzekoan izotz plakak egin ziren urertzetako arbolapeetan eta ur epelekoak lurrunezko gortina altxa zuen emari guztian zehar, orain gertatzen den bezalaxe. Horrelako aroetan animaliek jateko gutxi izan dute eta asko ibili beharra, alderrai, zerbait aurkitzeko. Ehizan aritzeko egokia izaten da. Egun horretan, tranpak jartzeko leku egokiaren bila, oharkabean inoiz baino gehiago urrutiratu nintzen inguruotatik eta itzuli nahi izan nuenerako, elur berriak nire aztarnak ezabatu zituen. Maluta jario itxiak itsutu egiten ninduen. Ibili eta ibili, nora ezean, zuek oraindik inoiz zapaldu ez dituzuen lurretaraino heldu nintzen. Herri ondoko oihanetik harago, bistak harrapatu ezin duen baso amaigabea amaitzen den lekuraino. Han, imajinatu ere ezin duzuen zerbait dago.
Lurrak bere sabelean hartzen du elurte eta eurite guztietako ura, basoko zuhaitz guztiek edateko behar duten ura. Horregatik iristen dira zuhaitz guztien sustraiak munduaren erdiguneraino, ura zurrupatzeko. Baino lurrak sabelean ur horrentzako guztiarentzako lekurik ez eta, azkenean, sabela lehertu zitzaion lurrari, non eta hantxe, Segurako mendilerroko oihanaren erdi-erdian.
Horregatik, munduaren atzealdea horrek izan behar zuela esaten zuen beti.
___ Urak irtetean egin zuen eztanda hark baso oso bat birrindu zuen, eta zulo handi bat ireki horma izugarri batean. Horma haren oinetara iritsi nintzen egun hartan. Munduaren uzkia zen hartara. Ordutik, aho horrek etengabe botatzen du ura. Lurrak mundu osoan zurrupatzen duen ura, munduko elur guztia urtzean jasotzen duen ura, gainezka egiten dionean, handik okatzen du. Horregatik, Rio Mundo esaten diote paraje horri, munduaren uzkiari.
Berak ere inoiz seme -alabarik izanez gero padreren istorio hura kontatuko ziela pentsatu zuen Pedrok. Istorio misteriotsu hura, munduaren uzkiarena.
___ Leku beldurgarri hartatik aldenduta, baso itxian nenbilela, otsokume baten negarrak entzun nituen. Bizkor, aizkora txikia atera nuen zorrotik, kume hark ama ez zuen urruti ibiliko eta. Basoko argiune bateko haitz artean zegoen zulo batetik zetozen negarrak.
___ Goseak egongo zen gaizo -esaten zion beti Pedrok.
___ Bai, putaseme hark gosea izango zuen -padrek beti.
___ Zulora hurbildu nintzenean kumea kanpora atera zen. Beltza zen, ikatza bezalakoa. Elurpe hartan elkarri begira geundela, ama agertu zen, zulo gaineko haitz batean harro, begiak nigan iltzatuta, hortzak erakusten zizkidan. Joateko keinua egin nuenean, gainera salto egin zidan eta borrokan hasi ginen biak, zein baino zein gehiago. Elurretan itzulika eta iraulka ibili ginen, odolaren arrasto gorriak uzten zurian. Aldapa pikoan behera abiatu gienen, Rio Mundoren uretara jausi arte. Nik ez dakit igerian, baina otsoak berak arnasa hartu behar zuenez, bere lepora helduta ateratzen nintzen kanpora. Otsoaren horzkadatik babesteko eskua aurpegi aurrean jarri nuen batean, hark zast!, eskutik heldu eta mauka-mauka jan zidan. Ni, ordea, ez nintzen ohartu kabroi hark hatza jan zidanik ere eta borrokan jarraitu nuen, hatz bat gutxiagorekin, etsi gabe, aizkorakada batean otso eme hari burua lepotik zintzilik utzi nion arte.
___ Eta otsokumea zer?
___ Hor ibiliko da hura, nire bila oraindik.”

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 07 Mar 2014, 23:18

Ezagutzen duzue tipo hau? ;-)
Imagen
2014-III-7: Laurent Richard lagunak liburu berria argitaratu du. “Montañas Embarazadas” izenburua du, eta espeleologiarekin lotutako 13 istorio kontatzen ditu. “La ambición de este libro es transmitir la(s) esencia(s) de la espeleología, que cada uno siente a su manera, e intenta reflejar con sus propias palabras relatando momentos singulares o comunes que han marcado su vida de espeleólogo. El lector que busca héroes y accidentes trágicos no se saciará con nuestras aventuras: son auténticas y el único pecado ha sido promover con parcialidad lo vivido antes que lo ocurrido. Sin lugar a dudas cada historia nos enseña algo, al igual que lo hizo para su autor. Me gusta pensar que también aprendió algo sobre si mismo". 10 eurotan saltzen du. Kontaktua: richardlaurent@hotmail.com

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 28 Abr 2014, 09:59

Egunotan frantses biren liburuak batera irakurtzen egon naiz: Jules Verne eta Laurent Richard:

Imagen
http://eibar.org/blogak/orakulua/snaeff ... -dago-atia
VERNE, Jules. 1864. Viaje al centro de la tierra. Ed. Circulo de Lectores. Barcelona 1993.
Gizon honekin besterik etxakixat, baiña geografixia ikasi... hori bai, asko. Oinguan, egongelako esploratzaille modura Alemaniatik urten eta Danimarkatik zihar Islandiaraiñok allegau nok, Tagzaniako mapekin lagunduta. Horrengaittik bakarrik merezi jok liburuak. Hortaz gain, pertsonaiak estereotipiko xamarrak dittuk, etxuek joko askorik emoten; bistan da idazliak indar gehixago jarri dabela Lurran egitturiari buruzko sasoiko teorixak azaltzen. Bigarren mailla baten, trabesia espeleologiko / vulcanologiko xelebria egitten juek Snaeffels mendittik sartu eta Strombolittik urtenda; artian lurpeko mundua zihero ezezaguna zan, jakiña (Martel umia zan ondiok, etara kontuak) eta normala danez kontakizunan zati horrek gehixago daka konjeturatik, errealidadetik baiño.


Imagen
http://saguzarrak.blogspot.com.es/2014/ ... zadas.html
RICHARD, Laurent. 2014. Montañas embarazadas. Autoedizioa (En Plan Fino).

Liburu hau, espilluan irakortzia lez izan dok. Harrigarrixa da: lurpeko bizipen intentsuak hain dittuk pertsonalak... baiña era berian unibertsalak, Laurentek hain ondo isladatu daben lez. Hasibarrixan noraeza... maisuen gidaritza desinteresaua... jente isillan (zomorruan) arteko komunikaziño ez-berbala... (lurpeko) lan orduetan (kanpoko) enpatia faltia ahaztutzeko ahalmen harrigarrixa... umiltasun lekziño demoledoriak... estuasunen eta deskubrimentuen deskribapen bizi-bizixak... aurkikuntzen aurreko erruduntasuna (profanatzaillian sentimentua)... hau guztiau autokritika eta umore fiñez josittako idazkeriakin. Tira, liburu hau gure frantses enigmatikua hobetotxuago ezagutzeko balixo izan desta, eta pozten naiz. Zelakuak dirazen gauzak: eminentziatzat nekan, eta hara nun neu hasittako urte beretsuan hasittakua dan (1000 bidar esperientzia gehixagokin, hori bai); etara kontuak, speleourpekaritzan be, bere burua hasibarritzat jotzen dabela Lyoneko uhandreak.

Esango neuke liburua espeleologuendako dala; “kanpoko” jentiandako kontzesiñuak ba dittu (glosarixua, eta lurpian ze kristotan ibiltzen garan munduari azaldu nahixa), baiña bertan botatako gauza asko (gauza garrantzitsuenak nere ustez) “barrukuok” baiño ez ulertzeko modukuak dira. Gehixago esango neuke: “kanpoko” jentiandako pizkat errepikakorra be egin leike: estuasunak, lokatza, adrenalina... Letra idatzittik aparte, kanpokuei azalpenak emotia ekiditen deskuan motibuak be hórrek diraz: kaleko berbetiak ez daka lurpeko munduan bizitzen dogun guztia adierazteko aiña ñabardura...

Edozelan be, iñoiz hori lortzerik badago halako saiuen ondorixoz izango da. Argazki onak lez, literaturiak be lasko lagundu leike horretan... (kontua betikua da: benetan interesatzen ete jaku hor beheko gauzak dibulgatzia...?).

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 03 Oct 2014, 15:53

El dibujante Patxi Huarte (Zaldi Eroa) en Berria a 3 de octubre de 2014, a raíz de cierta iniciativa del consejero navarro de educación José Iribas ;-)
Imagen141003zaldieroa by oraculación precoz, on Flickr

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 26 Dic 2014, 16:29

admin escribió:Ezagutzen duzue tipo hau? ;-)
Imagen
2014-III-7: Laurent Richard lagunak liburu berria argitaratu du. “Montañas Embarazadas” izenburua du, eta espeleologiarekin lotutako 13 istorio kontatzen ditu. “La ambición de este libro es transmitir la(s) esencia(s) de la espeleología, que cada uno siente a su manera, e intenta reflejar con sus propias palabras relatando momentos singulares o comunes que han marcado su vida de espeleólogo. El lector que busca héroes y accidentes trágicos no se saciará con nuestras aventuras: son auténticas y el único pecado ha sido promover con parcialidad lo vivido antes que lo ocurrido. Sin lugar a dudas cada historia nos enseña algo, al igual que lo hizo para su autor. Me gusta pensar que también aprendió algo sobre si mismo". 10 eurotan saltzen du. Kontaktua: richardlaurent@hotmail.com

Gaur gure "Logón"ek #speleo hitzaldia emango du Arbizun!
http://guaixe.eus/arbizu/1419319422626
O.

Kobazuloak, espeleologoen begiekin
Guaixe Sakanako Astekaria 2014-12-26 15:22 Kirola Arbizu

Laurent Richarden hitzaldi-proiekzioa abenduaren 26an, ostiralean, 19:00etan, Arbizuko kiroldegiko tabernan
| Ikusi handiago | Argazki originala

Laurent Richard espeleologoak “Montañas embarazadas” bere liburua aurkeztuko du abenduaren 26an, ostiralean, 19:00etan Arbizuko kiroldegiko tabernan eskainiko duen hitzaldian. “Kobazuloak, espeleologoen begiekin” titulua eman dio hitzaldi-proiekzioari.

Liburuan Richardek bere espeleologia bizipenei buruzko 13 kontakizun kontatzen ditu. “Ez ditut egindako irteera arrakastatsuenak kontatu, oroitzapen berezienak baizik. Izan ere, ez da liburu tekniko bat, literatura lana baizik. Egindako irteeratan sorturiko sentimenduak azaltzen saiatzen naiz: jakin mina, zentzugabekeriak, beldurrak, sormena, askatasuna, adiskidetasuna, ustekabeak… Horregatik pentsatzen dut mendiak haurdun daudela: batetik, espeleologoek ezagutu gabeko kobaz beterik daudelako, eta, bestetik, kobek espeleologoengan bizipen eta ikuspegi ezberdinak sortzen dituztelako” azaldu du Laurent Richardek. Espeleologoak gaineratu duenez, bere liburuan ondoko galde erantzuna egiten saiatu da: “Zergatik sartzen gara espeleologoak kobetan? Sentitzen eta bizitzen dugunagatik, ez egiten dugunagatik.

Hitzaldi-proiekzioan Euskal Herriko eta munduko kobei buruzko irudiak erakutsiko ditu Richardek. Bide batez, Arbizuko kiroldegiko tabernan hainbat argazki jarri ditu ikusgai.

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 12 Feb 2015, 22:07

San Martin Harri inguruko haitzuloek badute bere lekutxoa literaturan, izan kronika zein fikzioa. ARSIP-en webgunean dugu azken erakusgarria.
http://s391384129.onlinehome.fr/arsip/i ... moins.html
O.
Imagen
Dans ce récit de Marc BELLANGER, le gouffre est basque, il s'appelle Larrandaburu. La découverte de terre vierge est l'attrait principal de chaque exploration. Elle entraîne les spéléos Marc et Sylvestre dans une aventure qui les dépasse. A la Pierre Saint-Martin l'histoire et le quotidien s'entrechoquent au fond de la caverne, hors du temps. La géologie n'est d'aucun secours. Des ours et des papes vont les aider, des saints et des crapauds leur barrent la route. Dalida est avec eux, Lamina aussi...

Paléozoïque Moins ce n’est pas seulement les aventures de Marc et Sylvestre dans Arrestelia, c’est un autre regard sur la spéléo, une spéléo vue de l’intérieur. N'y cherchez pas de grands moments héroïques, du sensationnel ou des exploits. Avec Paléozoïque Moins on s’embarque dans une road movie spéléo déjantée un brin schizophrène entre phobie des crapauds et des araignées, digressions historiques et plongées dans les mythologies basques.

Inquiétant par moments, burlesque parfois, mais toujours vrai, Paléozoïque Moins est une synthèse de nos fantasmes et de nos tourments spéléologiques. Marc y porte un regard sans complaisance mais toujours tendre sur ses compagnons d’aventure mais aussi sur une certaine vacuité de notre chère spéléo et ceux qui la pratiquent, comme une paraphrase de Levi Strauss qui écrivait en introduction de Tristes Tropiques : "je hais les voyages et les explorateurs". C’est un peu pareil sauf que Marc les aime bien quand même les explorateurs …

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 03 Jun 2015, 21:58

http://www.ciudadseva.com/textos/cuento ... a_sima.htm

La sima
[Cuento. Texto completo.]

Pío Baroja
El paraje era severo, de adusta severidad. En el término del horizonte, bajo el cielo inflamado por nubes rojas, fundidas por los últimos rayos del sol, se extendía la cadena de montañas de la sierra, como una muralla azuladoplomiza, coronada en la cumbre por ingentes pedruscos y veteada más abajo por blancas estrías de nieve.

El pastor y su nieto apacentaban su rebaño de cabras en el monte, en la cima del alto de las Pedrizas, donde se yergue como gigante centinela de granito el pico de la Corneja.

El pastor llevaba anguarina de paño amarillento sobre los hombros, zahones de cuero en las rodillas, una montera de piel de cabra en la cabeza, y en la mano negruzca, como la garra de un águila, sostenía un cayado blanco de espino silvestre. Era hombre tosco y primitivo; sus mejillas, rugosas como la corteza de una vieja encina, estaban en parte cubiertas por la barba naciente no afeitada en varios días, blanquecina y sucia.

El zagal, rubicundo y pecoso, correteaba seguido del mastín; hacía zumbar la honda trazando círculos vertiginosos por encima de su cabeza y contestaba alegre a las voces lejanas de los pastores y de los vaqueros, con un grito estridente, como un relincho, terminando en una nota clara, larga, argentina, carcajada burlona, repetida varias veces por el eco de las montañas.

El pastor y su nieto veían desde la cumbre del monte laderas y colinas sin árboles, prados yermos, con manchas negras, redondas, de los matorrales de retama y macizos violetas y morados de los tomillos y de los cantuesos en flor...

En la hondonada del monte, junto al lecho de una torrentera llena de hojas secas, crecían arbolillos de follaje verde negruzco y matas de brezo, de carrascas y de roble bajo.

Comenzaba a anochecer, corría ligera brisa; el sol iba ocultándose tras de las crestas de la montaña; sierpes y dragones rojizos nadaban por los mares de azul nacarado del cielo, y, al retirarse el sol, las nubes blanqueaban y perdían sus colores, y las sierpes y los dragones se convertían en inmensos cocodrilos y gigantescos cetáceos. Los montes se arrugaban ante la vista, y los valles y las hondonadas parecían ensancharse y agrandarse a la luz del crepúsculo.

Se oía a lo lejos el ruido de los cencerros de las vacas, que pasaban por la cañada, y el ladrido de los perros, el ulular del aire; y todos esos rumores, unidos a los murmullos indefinibles del campo, resonaban en la inmensa desolación del paraje como voces misteriosas nacidas de la soledad y del silencio.

-Volvamos, muchacho -dijo el pastor-. El sol se esconde.

El zagal corrió presuroso de un lado a otro, agitó sus brazos, enarboló su cayado, golpeó el suelo, dio gritos y arrojó piedras, hasta que fue reuniendo las cabras en una rinconada del monte. El viejo las puso en orden; un macho cabrío, con un gran cencerro en el cuello, se adelantó como guía, y el rebaño comenzó a bajar hacia el llano. Al destacarse el tropel de cabras sobre la hierba, parecía oleada negruzca, surcando un mar verdoso. Resonaba igual, acompasado, el alegre campanilleo de las esquilas.

-¿Has visto, zagal, si el macho cabrío de tía Remedios va en el rebaño? -preguntó el pastor.

-Lo vide, abuelo -repuso el muchacho.

-Hay que tener ojo con ese animal, porque malos dimoños me lleven si no le tengo malquerencia a esa bestia.

-Y eso, ¿ por qué vos pasa, abuelo?

-¿ No sabes que la tía Remedios tié fama de bruja en tó el lugar?

-¿Y eso será verdad, abuelo?

-Así lo ha dicho el sacristán la otra vegada que estuve en el lugar. Añaden que aoja a las presonas y a las bestias y que da bebedizos. Diz que la veyeron por los aires entre bandas de culebros.

El pastor siguió contando lo que de la vieja decían en la aldea, y de este modo departiendo con su nieto, bajaron ambos por el monte, de la senda a la vereda, de la vereda al camino, hasta detenerse junto a la puerta de un cercado. Veíase desde aquí hacia abajo la gran hondonada del valle, a lo lejos brillaba la cinta de plata del río, junto a ella adivinábase la aldea envuelta en neblinas; y a poca distancia, sobre la falda de una montaña, se destacaban las ruinas del antiguo castillo de los señores del pueblo.

-Abre el zarzo, muchacho -gritó el pastor al zagal.

Éste retiró los palos de la talanquera, y las cabras comenzaron a pasar por la puerta del cercado, estrujándose unas con otras. Asustose en esto uno de los animales, y, apartándose del camino, echó a correr monte abajo velozmente.

-Corre, corre tras él, muchacho -gritó el viejo, y luego azuzó al mastín, para que persiguiera al animal huido.

-Anda, Lobo. Ves a buscallo.

El mastín lanzó un ladrido sordo, y partió como una flecha.

-¡Anda! ¡Alcánzale! -siguió gritando el pastor-. Anda ahí.

El macho cabrío saltaba de piedra en piedra como una pelota de goma; a veces se volvía a mirar para atrás, alto, erguido, con sus lanas negras y su gran perilla diabólica. Se escondía entre los matorrales de zarza y de retama, iba haciendo cabriolas y dando saltos.

El perro iba tras él, ganaba terreno con dificultad; el zagal seguía a los dos, comprendiendo que la persecución había de concluir pronto, pues la parte abrupta del monte terminaba a poca distancia en un descampado en cuesta. Al llegar allí, vio el zagal al macho cabrío, que corría desesperadamente perseguido por el perro; luego le vio acercarse sobre un montón de rocas y desaparecer entre ellas. Había cerca de las rocas una cueva que, según algunos, era muy profunda, y, sospechando que el animal se habría caído allí, el muchacho se asomó a mirar por la boca de la caverna. Sobre un rellano, de la pared de ésta, cubierto de matas, estaba el macho cabrío.

El zagal intentó agarrarle por un cuerno, tendiéndose de bruces al borde de la cavidad; pero viendo lo imposible del intento, volvió al lugar donde se hallaba el pastor y le contó lo sucedido.

-¡Maldita bestia! -murmuró el viejo-. Ahora volveremos, zagal. Habemos primero de meter el rebaño en el redil.

Encerraron entre los dos las cabras, y, después de hecho esto, el pastor y su nieto bajaron hacia el descampado y se acercaron al borde de la sima. El chivo seguía en pie sobre las matas. El perro le ladraba desde fuera sordamente.

-Dadme vos la mano, abuelo. Yo me abajaré -dijo el zagal.

-Cuidiao, muchacho. Tengo gran miedo de que te vayas a caer.

-Descuidad vos, abuelo.

El zagal apartó las malezas de la boca de la cueva, se sentó a la orilla, dio a pulso una vuelta, hasta sostenerse con las manos en el borde mismo de la oquedad, y resbaló con los pies por la pared de la misma, hasta afianzarlos en uno de los tajos salientes de su entrada. Empujó el cuerno de la bestia con una mano, y tiró de él. El animal, al verse agarrado, dio tan tremenda sacudida hacia atrás, que perdió sus pies; cayó, en su caída arrastró al muchacho hacia el fondo del abismo. No se oyó ni un grito, ni una queja, ni el rumor más leve.

El viejo se asomó a la boca de la caverna.

-¡Zagal, zagal! -gritó, con desesperación.

Nada, no se oía nada.

-¡Zagal! ¡Zagal!

Parecía oírse mezclado con el murmullo del viento un balido doloroso que subía desde el fondo de la caverna.

Loco, trastornado, durante algunos instantes el pastor vacilaba en tomar una resolución; luego se le ocurrió pedir socorro a los demás cabreros, y echó a correr hacia el castillo.

Éste parecía hallarse a un paso; pero estaba a media hora de camino, aun marchando a campo traviesa; era un castillo ojival derruido, se levantaba sobre el descampado de un monte; la penumbra ocultaba su devastación y su ruina, y en el ambiente del crepúsculo parecía erguirse y tomar proporciones fantásticas.

El viejo caminaba jadeante. Iba avanzando la noche; el cielo se llenaba de estrellas; un lucero brillaba con su luz de plata por encima de un monte, dulce y soñadora pupila que contempla el valle.

El viejo, al llegar junto al castillo, subió a él por una estrecha calzada; atravesó la derruida escarpa, y por la gótica puerta entró en un patio lleno de escombros, formado por cuatro paredones agrietados, únicos restos de la antigua mansión señorial.

En el hueco de la escalera de la torre, dentro de un cobertizo hecho con estacas y paja, se veían a la luz de un candil humeante, diez o doce hombres, rústicos pastores y cabreros agrupados en derredor de unos cuantos tizones encendidos.

El viejo, balbuceando, les contó lo que había pasado. Levantáronse los hombres, cogió uno de ellos una soga del suelo y salieron del castillo. Dirigidos por el viejo, fueron camino del descampado, en donde se hallaba la cueva.

La coincidencia de ser el macho cabrío de la vieja hechicera el que había arrastrado al zagal al fondo de la cueva, tomaba en la imaginación de los cabreros grandes y extrañas proporciones.

-¿Y si esa bestia fuera el dimoño? -dijo uno.

-Bien podría ser -repuso otro.

Todos se miraron, espantados.

Se había levantado la luna; densas nubes negras, como rebaños de seres monstruosos, corrían por el cielo; oíase alborotado rumor de esquilas; brillaban en la lejanía las hogueras de los pastores.

Llegaron al descampado, y fueron acercándose a la sima con el corazón palpitante. Encendió uno de ellos un brazado de ramas secas y lo asomó a la boca de la caverna. El fuego iluminó las paredes erizadas de tajos y de pedruscos; una nube de murciélagos despavoridos se levantó y comenzó a revolotear en el aire.

-¿Quién abaja? -preguntó el pastor, con voz apagada.

Todos vacilaron, hasta que uno de los mozos indicó que bajaría él, ya que nadie se prestaba. Se ató la soga por la cintura, le dieron una antorcha encendida de ramas de abeto, que cogió en una mano, se acercó a la sima y desapareció en ella. Los de arriba fueron bajándole poco a poco; la caverna debía ser muy honda, porque se largaba cuerda, sin que el mozo diera señal de haber llegado.

De repente, la cuerda se agitó bruscamente, oyéronse gritos en el fondo del agujero, comenzaron los de arriba a tirar de la soga, y subieron al mozo más muerto que vivo. La antorcha en su mano estaba apagada.

-¿Qué viste? ¿Qué viste? -le preguntaron todos.

-Vide al diablo, todo bermeyo, todo bermeyo.

El terror de éste se comunicó a los demás cabreros.

-No abaja nadie -murmuró, desolado, el pastor-. ¿Vais a dejar morir al pobre zagal?

-Ved, abuelo, que ésta es una cueva del dimoño -dijo uno-. Abajad vos, si queréis.

El viejo se ató, decidido, la cuerda a la cintura y se acercó al borde del negro agujero.

Oyose en aquel momento un murmullo vago y lejano, como la voz de un ser sobrenatural. Las piernas del viejo vacilaron.

-No me atrevo... Yo tampoco me atrevo -dijo, y comenzó a sollozar amargamente.

Los cabreros, silenciosos, miraban sombríos al viejo. Al paso de los rebaños hacia la aldea, los pastores que los guardaban acercábanse al grupo formado alrededor de la sima, rezaban en silencio, se persignaban varias veces y seguían su camino hacia el pueblo.

Se habían reunido junto a los pastores mujeres y hombres, que cuchicheaban comentando el suceso. Llenos todos de curiosidad, miraban la boca negra de la caverna, y, absortos, oían el murmullo que escapaba de ella, vago, lejano y misterioso.

Iba entrando la noche. La gente permanecía allí, presa aún de la mayor curiosidad.

Oyose de pronto el sonido de una campanilla, y la gente se dirigió hacia un lugar alto para ver lo que era. Vieron al cura del pueblo que ascendía por el monte acompañado del sacristán, a la luz de un farol que llevaba este último. Un cabrero les había encontrado en el camino, y les contó lo que pasaba. Al ver el viático, los hombres y las mujeres encendieron antorchas y se arrodillaron todos. A la luz sangrienta de las teas se vio al sacerdote acercarse hacia el abismo. El viejo pastor lloraba con un hipo convulsivo. Con la cabeza inclinada hacia el pecho, el cura empezó a rezar el oficio de difuntos; contestábanle, murmurando a coro, hombres y mujeres, una triste salmodia; chisporroteaban y crepitaban las teas humeantes, y a veces, en un momento de silencio, se oía el quejido misterioso que escapaba de la cueva, vago y lejano.

Concluidas las oraciones, el cura se retiró, y tras él las mujeres y los hombres, que iban sosteniendo al viejo para alejarle de aquel lugar maldito.

Y en tres días y tres noches se oyeron lamentos y quejidos, vagos, lejanos y misteriosos, que salían del fondo de la sima.

FIN

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 09 Nov 2015, 21:13

Imagen
Asko gustatu zait “Amaya o los vascos en el s. VIII” idazlanaren irakurketa kritiko hau. Jatorrizko nobela 700 pajinatatik gorako folletoi astuna izanik, artikulu egileek “garbiketa” ederra egin dute, nobelaren nondik norakoak ulertzeko azalpenekin lagunduta; ikusiko duzuenez, espeleologiarekin zerikusia duten pasarteak ugariak dira
http://www.fotoaleph.com/Exposiciones/P ... asSigloXIX
O.

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 17 Ene 2016, 20:04

Imagen
ADES-eko Martin Ibarrolak bere lehen liburua argitaratu du. Ipuin bilduma da eta, nola ez, espeleologiak badu bere presentzia. Egunotan promozioan ari da, baina uste dut 1º edizioa agortu beharrean dagola eta bizkor ibili beharko zarete liburua eskuratzeko ;-)
https://percibociudad.wordpress.com/category/textos/
O.

admin
Site Admin
Mensajes: 1106
Registrado: 23 Nov 2010, 15:42

Re: Kobak literaturan

Mensajepor admin » 20 Mar 2016, 09:13

Imagen
Benetan argitalpen bitxia izan behar du honek:
http://espeleobloc.blogspot.com.es/2016 ... or-la.html
Oier


Volver a “Noticias”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado